Conceptos básicos de acústica: Aislamiento VS Acondicionamiento.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

El ruido es un factor que incide no sólo en el confort acústico de las personas que interactúan en un determinado espacio, sino que también tiene un impacto directo en la rentabilidad de quien gestiona ese espacio. Así, en el caso de los entornos de trabajo, el ruido afecta directamente a la productividad, el bienestar y la felicidad de quienes trabajan a diario en ellos. Por otra parte, en el caso de espacios colectivos (espacios formativos, zonas comunes de hoteles, restaurantes etc.) el nivel de ruido es uno de los factores decisivos en la valoración general del establecimiento. Por tanto, para la viabilidad de este tipo de negocios, el adecuado tratamiento del ruido no es un tema que podamos subestimar.

La acústica no es una ciencia sencilla, pero dentro de nuestra actividad profesional es interesante conocer algunos de los conceptos básicos que harán entender porque usar determinadas soluciones constructivas, que aportarán confort y bienestar en el espacio habitable.

Lo primero que debemos conocer y distinguir, son los conceptos AISLAMIENTO y ACONDICIONAMIENTO acústico.

Siempre que una onda sonora (1) entra en contacto con un material, parte de esta onda sonora, será reflejada (2), parte será absorbida en forma de energía calorífica (3) y el resto será trasmitida (4). Dependiendo de la cantidad de energía absorbida o de la cantidad de energía transmitida, estaremos hablando de aislamiento o de acondicionamiento acústico.

AISLAMIENTO ACÚSTICO

También denominado insonorización, se trata de la capacidad de una sala, por medio de la composición de su envolvente, de retener en ruido existente en el interior de esta. Este aislamiento, es por tanto la diferencia entre el nivel de ruido emitido dentro de la sala y el recibido en la sala contigua o en el exterior y viceversa. El aislamiento acústico lo mediremos en dBA siendo el resultado la diferencia de las mediciones realizadas en el interior y en el exterior.

ACONDICIONAMIENTO ACÚSTICO

En este caso, se trata de la disminución las superficies reflectantes, por medio de materiales fonoabsorbentes, de manera que atenuemos las ondas sonoras emitidas transformándolas en calor y por tanto disminuyendo el tiempo de reverberación, consiguiendo un cierto grado de atenuación del sonido y mejorando la inteligibilidad de los sonidos y mensajes emitidos.

El grado de absorción de un material viene determinado por su coeficiente de absorción, α (alfa), este es variable en función de la frecuencia del sonido recogido y oscilará entre 0,00 (absorción nula) y 1,00 (absorción total)

Para conocer estos coeficientes en cada material para cada una de frecuencias, hemos de ensayarlos. Resultado de estos ensayos de desprenden los valores que posteriormente nos servirán para calcular y prever los tiempos de reverberación estimados en una estancia, que a fin de cuentas es el valor que necesitamos cuando estamos realizando un estudio acústico para nuestro proyecto.

Puedes consultar los principales coeficientes de absorción acústica de materiales AQUÍ

TIEMPO DE REVERBERACIÓN

Es el tiempo que tarda en hacerse inaudible el sonido en un recinto cerrado. “Se define el tiempo de reverberación como el tiempo necesario para que la intensidad de un sonido disminuya a la millonésima parte de su valor inicial o, lo que es lo mismo, que el nivel de intensidad acústica disminuya 60 decibelios por debajo del valor inicial del sonido.

El tiempo de reverberación es un parámetro que depende del volumen de espacio y del tipo de superficie que lo limita. En base a estos parámetros la atenuación de la onda sonora variará, y por tanto determinará el tiempo de reverberación.

Formula de Sabine.

Para su determinación, en 1898 W.C. Sabine propuso la primera ecuación que permitía calcular el tiempo de reverberación en un recinto cerrado y que aún en nuestros días sigue vigente para realizar estimaciones.

Como ya hemos apuntado, la cantidad de energía absorbida por una superficie depende de su tamaño y del material del que esté construida. Estas dos características se combinan en una cantidad de equivalencia denominada área de absorción efectiva, que se define como el producto de su área real por el coeficiente de absorción.

La otra variable que afecta al decrecimiento del sonido es la rapidez con la que la energía sonora llega hasta las paredes antes de ser reflejada o absorbida. Esto depende de la intensidad del sonido ambiente que a su vez depende del volumen de la sala.

En base a esto, Sabine determinó que el tiempo de reverberación “T” viene determinado por la siguiente fórmula.

  • Siendo:
    • V – Volumen de la sala
    • S – Superficies de cada uno de los materiales que componen la envolvente
    • α – Coeficiente de absorción de cada uno de los materiales de la envolvente.

Valor óptimo de reverberación

Este es un valor subjetivo, ya que la percepción y el nivel de confort acústico para cada individuo puede variar. En cualquier caso, el tiempo óptimo orientativo de reverberación depende del uso al que vaya destinada la sala.

No es lo mismo tratar una sala de conferencias, donde la claridad del sonido es primordial o tratar un templo donde la reverberación potenciará el sonido de los cánticos y elevará el carácter místico del mensaje.

De manera orientativa, mostramos una referencia de los valores medios de tiempo de reverberación para frecuencias comprendidas entre 1KHz y 500Hz en una sala ocupada.

Sala TR (medio 1KHz y 500 Hz) Sala ocupada
Sala de Conferencias 0,7 – 1,0
Cine 1,0 – 1,2
Sala Polivalente 1,2 – 1,5
Teatro de Ópera 1,2 – 1,5
Sala de Conciertos (música de cámara) 1,3 – 1,7
Sala de Conciertos (música sinfónica) 1,8 – 2,0
Iglesia / Catedral 2,0 – 3,0
Locutorio de Radio 0,2 – 0,4

Por esta razón, aquellos espacios donde se necesite claridad en la audición, como son salas de formación, salas de conferencias, espacios de trabajo, etc… deben acondicionarse con suficientes elementos absorbentes para disminuir el tiempo de reverberación de manera considerable.

SOLUCIONES

En ARETHA disponemos de múltiples soluciones para resolver los problemas derivados tanto del aislamiento acústico en los espacios de trabajo por medio mamparas divisorias y phone booths, y aquellos derivados de una mala absorción acústica en espacios de trabajo y públicos, como aulas de formación, auditorios, restaurantes etc… por medio de paneles, separadores, mobiliario acústico entre otros, que además de mejorar el rendimiento acústico de la sala, dotan al espacio de un interesante aporte estético y de diseño.

Estos conceptos básicos nos sirven para entender algunas de las necesidades que nos pueden surgir en nuestros proyectos en el ámbito de la acústica. No obstante, para conocer los requerimientos específicos de un proyecto, te recomendamos solicites la ayuda de expertos en la materia, con el fin de optimizar las soluciones a implementar.

EL ESTUDIO ACÚSTICO

La propuesta de valor de Aretha plantea la posibilidad de realizar un estudio acústico profesional para analizar la problemática de cada situación, y para ello contamos con la colaboración directa de estudios de ingeniería acústica que nos permiten hacer un diagnóstico objetivo e imparcial en tu proyecto. A partir de ahí podremos proponer las soluciones que desde el punto de vista de la eficiencia, el diseño, la sostenibilidad y la reacción al fuego que mejor se adapten a los requerimientos de cada proyecto. Te invitamos a consultar nuestra amplia gama de soluciones en nuestra sección de acústica y descargando nuestro e-book.

 


Descarga nuestro e-book de Acústica.

 

Fuentes:

Solicita más información

 

Otras noticias relacionadas