Espacios colaborativos: Coworking

Las nuevas formas colaborativas de trabajar que repercuten en la productividad y el bienestar de las personas, están provocando cambios en el diseño de las oficinas: el coworking se ha consolidado como principal tendencia entre los nuevos espacios de trabajo

¿Qué es un coworking?

Los espacios de coworking tienen gran acogida, tanto para startups, autónomos y pequeñas empresas; como para grandes marcas. Las grandes corporaciones están creando este tipo de espacios con dos funciones: crear espacios de coworking dentro de sus propias sedes y así fomentar la innovación; y por otro lado, llevar a cabo la «deslocalización» de equipos asociados al desarrollo de nuevos retos, para potenciar la innovación y el ambiente de comunidad que se crea en estos entornos.

La diferencia entre poner en marcha una oficina tradicional y un coworking, es que los espacios de coworking se diseñan con la finalidad de fomentar la colaboración entre sus miembros; por ello es fundamental plantear zonas que fomenten la participación, la creación, la flexibilidad, la unión, el conocimiento y la conexión. Esta concepción como espacio colaborativo y de innovación, hace que se plantee como un proyecto mixto donde los espacios de concentración deben convivir con los espacios de trabajo abiertos y de colaboración.  Esto implica un diseño cuidado y mobiliario ad-hoc para cada uno de los espacios.

¿Cómo equipar un coworking?

Para equipar un coworking debemos utilizar elementos y muebles funcionales y modulares que se adapten a las distintas necesidades del espacio: puestos de trabajo que fomenten el bienestar de los trabajadores, la puesta en común y la participación activa; mobiliario y estanterías con suficiente capacidad de archivo y almacenamiento; y pizarras que faciliten la organización de tareas.

Es indispensable además que el espacio sea diáfano y espacioso, para que fluyan las relaciones entre los profesionales que comparten coworking. Pero hay que tener en cuenta que aunque se trabaje en comunidad, cada uno necesita su espacio de privacidad. Por ello, es importante colocar elementos divisorios que permitan trabajar en intimidad como mámparas, paneles o mobiliario con materiales fonoabsorbentes que minimicen el impacto sonoro y respondan a esta necesidad.

El acondicionamiento acústico de este tipo de espacios mediante elementos de revestimiento, paneles acústicos y mobiliario fonoabsorbente, es necesario para reducir las distracciones y ayudar a mejorar el confort de sus usuarios.

La iluminación es un aspecto clave, la intención debe ser crear un gran espacio común donde las interacciones entre los miembros de la comunidad surjan de forma habitual. En este sentido, una buena práctica consiste en potenciar la iluminación natural e instalar luminarias que permitan una luz directa en cada puesto.

Las zonas que adquieren mayor importancia en el coworking, son las dedicadas a actividades lúdicas. Suelen ser espacios multifuncionales como salas de descanso con cocina y office. Lugares de encuentro donde se crea una comunicación más distendida y social entre los compañeros. Por todo ello, es esencial que el diseño y la comodidad vayan de la mano al concebir y equipar este área.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies