Ergonomía y bienestar en la oficina

Un entorno laboral bien planteado no solo resuelve problemas físicos, sino que puede mejorar un 30% el desarrollo de los procesos.

Pasar ocho horas (con suerte) sentado frente a un ordenador es la rutina de millones de personas, y no es un trabajo inocuo. De hecho, los oficinistas son carne de contracturas, de problemas de visión y de mala circulación sanguínea, entre otros males.

Una política de prevención y mobiliario ergonómico es la soluciónç; poder trabajar de pie o sentado y que cada empleado pueda customizar el espacio de trabajo según sus necesidades. Es una garantía de bienestar y por ende mejora la eficiencia de los empleados.

La oficina cada vez más, es un lugar cambiante algunos la denominan “ liquida” por su capacidad de adaptación a las nuevas tareas y perfiles, respondiendo a variadas necesidades como pueden ser reuniones para tomar café, mantener una conference call o zonas de concentración que faciliten la privacidad y que permitan cambiar de postura.

El activo más importante de las empresas son sus empleados, por lo que es de vital importancia ofrecer un entorno agradable y ergonómico. Este último punto está muy presente en las empresas nórdicas pioneras en confort en la oficina, donde la legislación ya obliga por ejemplo a que las mesas sean regulables en altura para una mayor comodidad.

 

R5

¿Cómo mejorar el bienestar y salud de los trabajadores?

Un estudio piloto realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford comprobó si era mejor trabajar sentado en una silla o en un taburete y si esto ayuda a reducir o aliviar el dolor crónico de espalda en los trabajadores de oficina.

La investigación concluyó que el dolor lumbar puede ser aliviado por la introducción sillas, taburetes y mesas regulables que permiten la “variación postural” a lo largo de la jornada laboral.

Algunos hallazgos clave incluyen:

  1. Disminución del Dolor: Al final del estudio, los participantes que variaron la postura fueron un 78% menos propensos a informar de un día de baja por dolor de espalda que los que trabajaron en sus asientos de trabajo fijo.
  2. Intervención rápida: Los participantes comenzaron a experimentar una diferencia a los 15 días de utilizar los nuevos puestos flexibles.
  3. Aumento de la concentración: Los participantes informaron de la disminución de dolor de espalda y cuello significativamente menor, y señalaron que este hecho les permitió concentrarse mejor y más tiempo.

“Estos resultados refuerzan la importancia del movimiento y la actividad en los espacios de trabajo para que sean más saludables” dijo Carrie Schmitz, gerente de investigación.

A priori cambiar de postura de sentado a de pie, puede parecer que no tiene sentido, pero los espacios de trabajo cada vez son más flexibles y encontramos zonas con múltiples usos en los que es posible combinar varios tipos de asientos.

 

 

 

DS Norden 12_LR

Flexlink

Desde Espacio Aretha trabajamos para mejorar los espacios y ayudar a las personas a desarrollar su actividad profesional con productos de la más alta calidad y pensados en el bienestar y la máxima comodidad.

Los hallazgos del estudio de la Universidad de Stanford fueron publicados recientemente en la revista Journal of Occupational and Environmental Medicine, haga clic aquí para leer más.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies