Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Si nos preguntamos qué es lo que hace que nuestro lugar de trabajo nos resulte atractivo serían muchos los factores que podríamos enumerar, todos ellos relacionados con nuestro bienestar individual y colectivo.

1- La correcta iluminación según la actividad que en cada momento realizamos (una reunión, un trabajo aislado de concentración, una presentación acción proyectada, un brainstorming, la hora de la comida…)

2- Un adecuado tratamiento del ruido como factor distorsionador de nuestra capacidad de concentración cuando estamos solos o reunidos.

3- La temperatura adecuada en cada momento del día y del año.

4- La humedad y la calidad del aire que respiramos.

5- El confort ergonómico de nuestra silla y/o nuestra mesa de trabajo.

6- La conectividad a la tecnología, sin interrupciones, en cualquier lugar donde me encuentre de mi edificio.

7- La imagen y el diseño del mobiliario, la señalética, el atrezzo de la oficina.

8- Otros aspectos tan o más importantes que los anteriores, como son los tiempos y la modalidad de desplazamiento a nuestro lugar de trabajo, la accesibilidad al aparcamiento, la disponibilidad de centros de compra u ocio cerca del trabajo..

En este contexto un hecho verdaderamente crítico hoy en las organizaciones es que los nuevos trabajadores del conocimiento puedan disponer de espacios adecuados de concentración y reunión, que faciliten la interacción entre individuos, equipos y tecnología en un entorno agradable, flexible, funcional y reconfigurable. Se trata de potenciar y maximizar la capacidad intelectual, productiva y creativa de sus empleados para el beneficio de la organización y el propio individuo.

Se trata de generar bienestar como motor de productividad y de retención del talento. Como consecuencia, el diseño de los espacios de trabajo nada tiene que ver con lo que hace tan sólo 6-7 años nos encontrábamos cada vez que nos enfrentábamos a un nuevo proyecto y su evolución hacia formas y espacios fluidos es cada vez más veloz. Desaparece “mi despacho” , desaparece “mi mesa”, desaparece “la sala de reunión”, y surgen phone booths, salas ágora, office donde se trabaja, salas de reuniones abiertas, salas de reunión sin mesa de reunión, sistemas de control de salas y accesos, zonas polivalentes, salas de innovación….

La oficina está mutando de la misma que la sociedad está transformándose y evolucionando. La forma en que las personas nos relacionamos y comunicamos, las exigencias de las nuevas formas de trabajo, las nuevas generaciones, la necesidad de transferir con fluidez e inmediatez el conocimiento colectivo en las organizaciones, obligan a cambiar el diseño de los edificios corporativos y los espacios de trabajo. Es un fenómeno relativamente nuevo y que hasta ahora se aplicaba a las grandes corporaciones, pero que ya se implanta en organizaciones medianas y en pequeñas empresas.

Nosotros, desde nuestra modesta visión, y gracias a la colaboración que mantenemos con nuestros Partners internacionales, te ofrecemos una batería de ideas para equipar estos espacios, y por ello te invitamos a consultar esta selección que hemos preparado para ti.

Descárgate el catálogo de espacios colaborativos 

¿Sumamos?

Solicítanos información.

 

 

 

 

 

Otras noticias relacionadas

Espacios de trabajo

Gestionar el cambio, más allá del teletrabajo.

Artículo sobre como gestionar el cambio, más allá del teletrabajo, realizado por Francisco Vázquez Médem fundador de 3g office y presidente de 3g Smart Group. Hoy más que nunca, las empresas debemos estrechar las relaciones humanas y afectivas con las personas que forman parte de los equipos, para afianzar, más que nunca, esa “comunidad” que siempre hemos sido.

Leer Más